Claves para la gestión y control de riesgos en la logística

La gran cantidad de procesos que forman una cadena de suministro la vuelve susceptible a riesgos que pueden ser mitigados y evitados con planes de acción y prevención. Aunque para esto se requiere un esfuerzo coordinado entre las áreas de logística, adquisiciones, legal, cumplimiento y finanzas, es necesario establecer una cultura de prevención en toda la compañía.

Cada vez son más las empresas que comprenden la importancia de medir, monitorear y controlar fallas, deficiencias y contingencias logísticas, a través de un programa que considere los puntos más relevantes para una compañía.

Puntos a considerar al identificar los riesgos

Identificación de riesgos potenciales: es decir, determinar los factores que pueden afectar la cadena de suministro, por ejemplo, desastres naturales, cambios en la legislación, pérdida de proveedores, problemas de solvencia económica, huelgas e incidencia de ciertos lugares y horarios.

Evaluación y priorización de riesgos: es decir, por tipo cuantitativo (que se basa en información histórica, medible y pronosticable) o cualitativo (que se basa en el juicio experto); por gravedad o severidad (insignificante, moderado o fuerte); por frecuencia (nula, rara, probable o casi segura) y por velocidad (o la capacidad de detección a tiempo).

Prevención y solución de riesgos: consiste en plantear posibles soluciones para mitigar y evitar los riesgos, por ejemplo, mejorar los sistemas de calidad, adquirir seguros contra riesgos, contar con productos de seguridad e implementar sistemas de trazabilidad y control a lo largo de la cadena de suministro. Este plan deberá actualizarse según las condiciones sociales y económicas.

Control: revisiones periódicas para validar si han cambiado los criterios de los riesgos, es decir, su nivel de gravedad, frecuencia o velocidad. Este control se basa en indicadores de riesgo operativo, estadísticas de actividad, datos de incidencias y reportes de control, entre otros.

Medidas de prevención de riesgos

Los riesgos en la logística de las mercancías pueden provenir de múltiples actores dentro de la cadena de suministros y pueden por lo tanto ser numerosos y variados, así que es difícil pensar que existe la eliminación total de riesgos.

Sin embargo, sí es posible mantener algunos riesgos a raya y disminuir otros a través de medidas de prevención. Aquí algunas de las principales:

En cuanto al transporte: investigación de accidentes, auditorías a transportistas, inspecciones a unidades de transporte, selección y entrenamiento del personal, monitoreo de trayectos, establecimiento de custodia para unidades, realización de paradas programadas e implementación de sistemas de comunicación y geolocalización, alarmas automáticas, bloqueo automático de ruedas y corte de combustible.

En cuanto a inventario: la distribución de inventarios para garantizar planes de contingencia es primordial, así como saber cuánto inventario necesitamos en cada lugar y en cada momento, prever correctamente la demanda, establecer márgenes de seguridad para el stock y llevar un control en tiempo real de dicho inventario.

En cuanto al picking: rotación de equipos de trabajo en los centros de distribución de origen y recepción y consolidado sin detalle de clientes.

En cuanto a software: ruteo cerrado por sistema.

 

Estadísticamente, a nivel global se estima que los costos por contingencias y negligencias superan casi cinco veces los costos que pueden derivar de implementar estas prácticas de prevención, así que, como suele ser en casi todos los ámbitos, la prevención es siempre más recomendable en números.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply