Elevator pitch: conquista al mundo en un minuto

Tienes menos de 60 segundos para aprovechar la mejor oportunidad laboral de tu vida. ¿Sabrías hacerlo? De eso trata precisamente el Elevator Pitch, una técnica que consiste en preparar el discurso que mantendrías durante un imaginario viaje en ascensor con el cliente, el inversor o el responsable de recursos humanos del trabajo de tus sueños.

Por desgracia, el ascensor de esta simulación no va de la primera a la última planta del Empire State. La idea es estar preparado para provocar el interés en tu empresa en muy poco tiempo: un evento de networking, una presentación informal, un encuentro casual, una entrevista de trabajo… En resumen, cualquier ocasión en la que necesites que tu proyecto o tu perfil destaque sobre el resto.

Cinco pasos para hacer un buen elevator pitch

1.-¿Cuál es tu idea?

Resulta sorprendente la cantidad de veces que no se consigue exponer con claridad y fluidez cuál es la idea que tenemos. Y si no puedes explicar la idea, difícilmente lograrás que te la compren.

 Pero tampoco puedes limitarte a una fría descripción. Introduce algo que capte el interés de la otra persona. No es lo mismo decir “Desarrollamos aplicaciones y programas para móviles” que “Somos los creadores de la aplicación más vendida en Iphone”.

 

2.- ¿A qué problema está orientada?

 

No hay mejor manera de vender una solución que contar con un problema. Deja muy claro cuál es la necesidad que tiene tu futuro cliente y cómo la vas a solucionar. No hay ninguna necesidad de que seas el legendario vendedor capaz de vender neveras a los esquimales; el objetivo es justo el contrario: ofrecerles una estufa para sus auténticas necesidades.

3.- Demuestra que existe tu mercado

Ya tienes tu idea y sabes el problema que vas a solventar con ella. Tu siguiente paso es demostrar que existe todo un público ahí fuera esperando que la pongas en el mercado. Si has creado la aplicación móvil definitiva para realizar la compra desde casa, posiblemente puedas convencer a tu inversor de que mucha gente hace la compra desde casa.

 Sin embargo, si tu creación es tan específica que apunta a un nicho muy reducido de personas, vas a tener que hacer mucha magia con los números para que tu proyecto parezca viable, o dar muy buenas razones de por qué la mayoría de ellos van a comprarte a ti. Recuerda que inundar a tu oyente con números es lo último que quieres hacer en esta situación.

 

4.- Muestra dónde está el dinero

En una famosa escena de la película Jerry Maguire, Cuba Gooding Junior está negociando con su agente, Tom Cruise, su contrato de representación. Y únicamente le pone una condición: “¡Enséñame la pasta!”.

 Y puedes dar por seguro que, aunque no te lo digan de viva voz, los oyentes de tu Elevator Pitch van a querer que hagas lo mismo. Cuenta quién, cómo y por cuánto va a comprar tu idea. Haz que el negocio baje de la nube de las ideas y huela a realidad.


5.- Por qué yo

Puede que seas el nuevo Steve Jobs y hayas conseguido crear un producto absolutamente nuevo. Pero en la mayoría de los casos no será así y tendrás que explicar qué te hace especial respecto a la competencia. Por qué la gente ha de elegirte a ti, qué hace a tu servicio diferente del resto de competidores. Cuál es tu Argumento Único de Venta, la ventaja fundamental que obtendrán tus clientes.

 Y recuerda, aunque no seas Apple, las pequeñas innovaciones pueden ser tan importantes dentro de tu sector como el nuevo Ipad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply