Integración de almacenes a la cadena de suministro

Más allá de solo resguardar los productos, el almacén es un espacio que optimiza el flujo de mercancías e información y le agrega valor a la cadena de suministro al mejorar los cotos y el servicio al cliente.

 El almacén tiene como objetivos reducir el tiempo en las entregas, brindar un control exacto sobre las mercancías, aprovechar el espacio disponible, minimizar las manipulaciones y la transportación, disminuir las devoluciones por productos erróneos y mejorar los costos.

 

Principales funciones de un almacén

·      Gestionar el flujo de entradas de mercancía y asignación de muelles.

·      Comprobar que se reciba la mercancía esperada (en tipo y calidad).

·      Separar, paletizar, etiquetar, preparar, entre otras, la mercancía.

·      Ubicar la mercancía en estanterías según rotación, cercanía a muelles, facilidad de acceso y tipo de producto.

·      Proteger y controlar la mercancía con medios técnicos y humanos.

·      Realizar pedidos de palés completos o sólo parte de ellos.

·      Registrar de forma documental la salida de mercancías.

·      Consolidar la mercancía, esto es, unir productos para su envío.

·      Diseñar flujos de materiales y de movimientos de mercancía.

Integración de los almacenes

Básicamente integrar un almacén significa invertir en herramientas tecnológicas e instalaciones con el fin de adaptarse a las nuevas exigencias de los clientes. Esta modernización debe ser implementada en toda la cadena de suministro para optimizar la productividad y la calidad.

Integrar el almacén permite a la compañía anticipar las interrupciones en toda la cadena de suministro y tomar medidas proactivas oportunas y rentables para cumplir con las entregas. También les permite llevar a cabo estrategias que reduzcan costos generales de productos, es decir, minimiza los costos de inventario sin riesgo a incrementar desproporcionalmente los costos de fabricación y distribución.

Además, al integrar el almacén, las compañías pueden monitorear los índices de satisfacción del cliente al rastrear métricas como envíos a tiempo, devolución de productos, etc.

Para cualquier industria, pero especialmente para los fabricantes, es muy importante administrar las operaciones de almacén e integrarlas con la cadena de suministro por las siguientes razones:

Optimización de inventario: establecer objetivos de inventario en función de la variabilidad de la oferta y la demanda, así como combinar inventarios de forma precisa puede satisfacer la demanda inmediata y evitar desabastos.

Disminuir costos: las operaciones de almacén gestionadas correctamente pueden ser una fuente de ingresos al integrar la gestión de almacenes con la tecnología (automatización) y los procesos correctos.

Incrementar la visibilidad: se refiere a al posibilidad de llevar un seguimiento detallados de costos y tareas del proyecto hasta el retorno de la inversión (ROI). Esto se puede conseguir con un sistema de gestión integrado con el de los clientes, proveedores y socios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply