La consolidación minorista

Las marcas de consumo compiten cada vez más por un espacio en los estantes de las grandes cadenas comerciales que les asegure presencia en la mente del consumidor e ingresos potenciales; sin embargo, llegar a ese lugar no siempre es fácil de lograr.

Las posiciones en los anaqueles están jerarquizadas bajo ciertos criterios de consumo y los minoristas son cada vez más selectivos al momento de decidir el layout de exhibición de los productos, forzando muchas veces a los proveedores a cerrar acuerdos de cumplimientos de entrega exigentes que los presiona a mantenerse al día con la demanda.

Beneficios de un envío compartido

Una cadena de suministro compartida significa dejar de preocuparse por altos costos de fletes y multas, al grado que a algunas compañías no les importa compartir sus cargas con las de sus rivales, al contrario, saben que es mejor competir en el piso de tienda que en la cadena de suministro.

 Por ejemplo, si una compañía quiere enviar sus productos a una tienda minorista, pero no cuenta con suficiente producto para llenar un camión completo (carga completa o FTL), puede mezclar su carga con la de otra marca que esté enviando sus productos al mismo cliente.

Gracias a la también llamada consolidación de origen, los proveedores y minoristas pueden obtener grandes ventajas:

 1. Tarifas más bajas: Al consolidar los envíos de diferentes proveedores que envían productos a los mismos (o cercanos) centros de distribución se pueden obtener mejores tarifas de carga, además de dividir los gastos entre todos.

 2. Menos daños: Combinar los envíos en una sola carga mejora la capacidad, disminuye el manejo de productos y la posibilidad de daños.

 3. Mejor cumplimiento de la demanda: Con la consolidación minorista se pueden comprar productos a varios proveedores y enviarlos a un almacén de consolidación regional o implementar recolecciones en varias paradas. Esto permite a las compañías realizar pedidos más pequeños y frecuentes, cumplir con fechas de llegada y agilizar sus entregas.

 

4. Enfocarse en el negocio: Al implementar el retail consolidation se disminuye la cantidad de tiempo y trabajo dedicado a recibir los envíos y se minimizan las interrupciones en el flujo, por lo que las compañías pueden concentrar sus esfuerzos en las necesidades de sus clientes.

 5. Menor huella de carbono: Optimizar los envíos a través de la carga consolidada hace que se requieran menos unidades que liberen dióxido de carbono.

El retail consolidation es también la capacidad de reunir diferentes productos comprados en línea en un solo paquete que recibirá el destinatario, lo que genera ahorros en el embalaje y en la entrega y mejora la satisfacción del cliente.

Cuando hablamos de un minorista que almacena toda su mercancía en un solo lugar, no hay problemas en el envío, pues basta con buscar los productos en el inventario y ponerlos en una caja. Sin embargo, en el comercio omnicanal la consolidación se vuelve todo un reto: es necesario contar con un buen sistema de administración de pedidos que, dentro de sus funciones, consolide productos.

 De esta manera se encontrarán los artículos en diferentes ubicaciones y se evitará que se generen paquetes por almacén de salida. El objetivo es que los costos de transporte no superen al valor total de los productos.

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply