La iluminación del almacén: productividad y ahorro

La iluminación en almacenes es una cuestión indispensable para asegurar el correcto desarrollo de las operativas que tienen lugar en una instalación logística. Allí no solo se guarda mercancía, sino que también se llevan a cabo tareas como la preparación de pedidos, el control del inventario o el kitting, que precisan de una iluminación adecuada.

Para elegir la iluminación idónea, las empresas tienen en cuenta diferentes variables: las dimensiones y características de la instalación logística, la distribución de los sistemas de almacenaje y la existencia de entradas de luz natural, entre otras. También cobra importancia la actividad que desarrollan los operarios. No es lo mismo alumbrar un almacén donde únicamente se reciben y expiden tarimas que uno en el que los operarios tienen que preparar pedidos formados por multitud de referencias.

A la hora de elegir la iluminación de un almacén, el ahorro energético constituye una de las variables que considerar. Las compañías buscan soluciones que, además de proporcionar un mayor bienestar y seguridad a los trabajadores, contribuyan a rebajar la factura eléctrica y, en la medida de lo posible, las emisiones de CO2.

Ventajas de una buena iluminación

Una correcta iluminación del almacén implica que las tareas se desarrollen de manera más eficiente y segura. Además, invertir en un buen sistema de luces normalmente conlleva una reducción de costos, debido a un menor consumo eléctrico y a la disminución de errores.

 Protección de la salud de los operarios. La iluminación inadecuada puede originar fatiga, cansancio, dolor de cabeza y estrés. Asimismo, los cambios bruscos de luz ciegan de forma temporal, hasta que el ojo se adapta a la nueva iluminación. Con una luz apropiada, los operarios trabajan en un entorno más saludable.

-Incremento de la seguridad. Una correcta iluminación de los pasillos y las zonas de trabajo es esencial para que los operarios puedan llevar a cabo sus tareas con seguridad. Un almacén bien iluminado contribuye a reducir notablemente el riesgo de que se produzcan accidentes.

-Aumento de la productividad. Tanto la falta como el exceso de luz pueden originar malestar en los trabajadores. La falta de visibilidad es muy frustrante a la hora de realizar ciertas tareas. En cambio, con una iluminación óptima, los operarios pueden concentrarse en su trabajo y ser más precisos.

-Ahorro energético. Con una iluminación adecuada, las empresas pueden recortar significativamente su factura eléctrica.


¿Cómo debe ser la iluminación del almacén?

El diseño de la iluminación de un almacén requiere un estudio para decidir la ubicación idónea del conjunto de luces. Por regla general, las luminarias suelen colocarse en el techo y en el centro de los pasillos, para evitar que las estanterías creen sombras.

Antes de elegir las luminarias, deben tenerse en cuenta cuestiones como el nivel de iluminación ─más conocido como lux o lx─, cuya idoneidad asegura el confort visual y el bienestar de los operarios. Otro valor a considerar es el índice de deslumbramiento unificado (UGR), que expresa el deslumbramiento causado por una fuente de luz. Este factor depende de la colocación de las luces (altura, ángulo, ubicación, etc.), así como del número de luminarias. Por último, también hay que valorar el índice de reproducción cromática (Ra), que consiste en la capacidad de la fuente de luz para reproducir los colores de los objetos que ilumina.

 Con todas estas cuestiones en mente, las luminarias led son las más convenientes para una instalación logística porque duran más que las tradicionales y suponen un mayor ahorro energético.

 Las empresas han de tomar en consideración los siguientes requisitos para lograr una perfecta iluminación en sus almacenes:

 –Luz difuminada. La luz se ha de proyectar de forma difuminada para no deslumbrar a los operarios.

-Efecto estroboscópico. Producido por luces intermitentes que provocan destellos de luz, este efecto debe evitarse porque dificulta el trabajo de los operarios.

-Cantidad de luz. Las luces deben iluminar todas las áreas necesarias para garantizar que los operarios puedan hacer su trabajo correctamente.

-Sombras. A la hora de ubicar las luces, debe comprobarse que no se produzcan sombras, ya que podrían dificultar la visión de los operarios.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply