La logística, clave en la industria de las autopartes

La industria automotriz continúa creciendo en toda Latinoamérica, y con ella, el mercado de autopartes. Se estima que para 2020 la producción de autopartes alcanzará un valor de 100 mil mdd, colocando a México como el 4º fabricante de autopartes a nivel mundial. En México, además, se espera la llegada de más empresas proveedoras de este sector.

 En este escenario de expansión y más retos de tiempo se vuelve vital encontrar la forma más efectiva de administración de la cadena de suministro. Es decir, la logística pasa a primer plano, tanto para mantener las líneas de producción en marcha, como para aprovechar el crecimiento sostenido de esta industria.

Los factores clave

Para que una compañía especializada en logística se convierta en un buen socio en la industria automotriz debe cumplir con cuatro aspectos básicos: tiempo de vida en el mercado, metodología de procesos, servicios complementarios y tecnología e infraestructura.

 Tiempo de vida: se refiere a la etapa en la que se encuentra la compañía, y está determinada por las ventas y el periodo que lleva operando.

 Metodología de procesos: los operadores logísticos deben ser capaces de realizar diagnósticos a partir de indicadores de aprovisionamiento, almacenamiento, inventarios, transporte, distribución, servicio al cliente, logística inversa, responsabilidad social y costos logísticos. Según los resultados del diagnóstico, la compañía y su operador logísticos deberán decidir qué herramientas responden mejor a sus necesidades.

 Servicios complementarios: son servicios de valor agregado que pueden ofrecer las empresas especializadas en logística que ayudan a cumplir con estándares y regulaciones antes, durante y después de las fases de transportación y almacenaje y optimizan de manera integral toda la cadena de suministro. Estos incluyen personalización, armado de paquetes, empaquetado, etiquetado, embalaje, paletizado, reemplazo, logística inversa, re-acondicionamiento de productos y administración de inventario de proveedores, entre otros.

 Tecnología e infraestructura: se refiere a la inteligencia de negocios aplicada a la logística y a la posibilidad de intercambiar de manera inmediata la información que brinda la tecnología y que, gracias a la cual, las compañías pueden interpretar procesos internos y externos en minutos. Los mejores operadores logísticos ya cuentan con tecnologías como identificación por frecuencia de radio, sistemas de administración de almacenes y localización satelital, y utilizan el big data y el internet de las cosas en sus unidades para mejorar el servicio al cliente.

 


Retos logísticos a los que se enfrenta la industria

Actualmente los retos a los que se enfrentan las cadenas de suministro de esta industria son el mercado justo a tiempo, la complejidad y la dinámica del sector.

 Aunque pareciera que esta industria se basa en una producción recta (los mismos productos todo el día, todos los días), la realidad es que hay demasiados artículos alrededor de ella: volantes, asientos, alfombras. Así que mantener un nivel de consistencia sin errores y garantizar que la mercancía llegue a la ubicación correcta justo a tiempo es un gran desafío. Una estrategia para lograrlo es teniendo sucursales de proveedores cerca de las fábricas o de las plantas de ensamblaje (a menos de cinco millas). Eso reducirá los tiempos y los costos y se podrían aprovechar mejor los equipos y el personal.

 La complejidad de esta cadena de suministro se mide a través del hecho de que un vehículo típico tiene aproximadamente 20 mil componentes con alrededor de mil subconjuntos o módulos. Es decir, la logística automotriz está constituida por muchos proveedores de primero, segundo y tercer nivel, por varios fabricantes con demasiadas operaciones de ensamblaje y por otros concesionarios. La personalización de configuraciones específicas y ciertas características que demandan los clientes aumentan el nivel de respuesta necesario en las cadenas de suministro, tomando en cuenta que el tiempo de entrega es de entre cuatro y seis semanas. Todo depende de las prácticas de gestión, la calidad y el diseño.

 Para evitar errores en esta compleja cadena de suministro las compañías hacen uso de última tecnología como sistemas de administración de almacenes, códigos de barra y etiquetas con escáneres en la línea de montaje, así como cámaras y sensores de visión que brindan mayores estándares de seguridad para componentes críticos como faros y piezas de suspensión.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply