Logística automatizada: ¿futuro lejano o presente imparable?

La logística automatizada engloba nuevas tendencias ya consolidadas como la implementación del internet de las cosas (IoT) o la inteligencia artificial en los sistemas de transporte, almacenaje de mercancías y preparación de pedidos en almacenes y centros de distribución.

 En este artículo, analizamos el estado de la logística automatizada y examinamos cuáles son las soluciones automáticas más habituales en cada etapa de la fase logística.

Razones para una logística automatizada

En un mercado cada vez más competitivo, la irrupción de fenómenos propios del e-commerce como el comercio unificado está impulsando la automatización de las operativas con el fin de minimizar errores y maximizar la eficiencia de los procesos en el almacén.

La consolidación del e-commerce ha roto la hegemonía del palet como unidad de carga preponderante en los centros logísticos. Así lo demuestra el informe Warehouse and DC Operations Center Survey, elaborado por Peerless Research Group para Logistics Management, que señala que el 70% de los encuestados combinaban la expedición de mercancía tanto en palets como en cajas.

La complejidad del control de las operativas no es el único reto que afrontan los profesionales de la logística. El comercio electrónico también ha acortado los tiempos de entrega, obligando a adaptar todos los eslabones de la cadena de suministro a nuevos desafíos como la gestión de las devoluciones o el incremento de los costos derivados de la última milla logística.

En un contexto de más demanda y de aumento de los costos logísticos, automatizar operativas como el flujo de mercancías, la ubicación de los productos (o slotting) o la preparación de pedidos puede marcar la diferencia. La tecnología ayuda a disponer de un exhaustivo control del stock y a garantizar un servicio eficiente, con entregas en el lugar y hora previamente acordados con el cliente.


Futuro de la logística automatizada

Hay que entender la logística automatizada como un proceso global de adopción de nuevas tecnologías que ha llegado para quedarse. Esto mismo constata  un estudio de la consultora norteamericana McKinsey, que señala que en menos de una década la inteligencia artificial adquirirá un papel protagonista en todos los procesos logísticos: “Muchas operaciones podrían estar automatizadas en 2030, a medida que la inteligencia artificial se haga cargo de las numerosas actividades logísticas repetitivas de las compañías. Y, ciertamente, veremos almacenes con estanterías altísimas totalmente automatizados, con vehículos autónomos que circulen por los pasillos, mientras que los sistemas de gestión de almacenes realicen un seguimiento del inventario en tiempo real”.

 Los datos respaldan este pronóstico. Según un estudio de MarketsandMarkets, entre el 2020 y el 2026 el mercado de la automatización logística crecerá alrededor de un 10% anual, hasta superar un volumen de negocio de 88.000 millones de dólares.

 El estudio Operations management of smart logistics: A literature review and future research, publicado por los profesores Bo Feng y Qiwen Ye en la revista científica Frontiers of Engineering Management, enumera las principales tendencias que están transformando la logística. Dicho estudio certifica que el sector logístico se ha apresurado a implementar tecnologías de información inteligente como los dispositivos de identificación por radiofrecuencia (RFID), blockchain, análisis de big data, inteligencia artificial (IA) y drones para la visualización, trazabilidad y toma de decisiones inteligente durante la fase logística.

El futuro pasa por robotizar no solo las operativas logísticas que se producen dentro y fuera del almacén, sino también por automatizar la toma de decisiones, eliminando cualquier riesgo de error derivado de la gestión manual de productos. En este escenario, la introducción de sistemas digitales como un sistema de gestión de almacenes  o un sistema MES (sistema de control de producción) adquieren protagonismo.

 La apuesta por la tecnología posee un objetivo principal: optimizar los recursos logísticos para alcanzar un mayor beneficio. El estudio Supply Chain Leadership de la consultora americana Deloitte apunta hacia esa dirección: el 79% de las compañías con cadenas de suministro optimizadas consiguen un nivel de facturación superior a la media de su sector.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply