Los almacenes de productos terminados

El almacén de productos terminados es un espacio destinado al almacenaje de mercancía que ha pasado por las líneas de producción y que ya está lista para ser vendida y/o distribuida.

El papel de este tipo de almacenes en la cadena de suministro es capital, porque tiene un impacto directo en la satisfacción del cliente. De nada sirve que la gestión de las materias primas y de los procesos de producción estén optimizados si, al final, el almacén de productos terminados no es eficiente.

Por lo general, estas instalaciones suelen ubicarse próximas a las líneas de producción donde, previamente, se han transformado las materias primas y los productos semielaborados en productos terminados.

Los almacenes pueden dar cabida a productos terminados listos para su distribución clasificados por referencia, ruta de envío y cliente final o a productos que se utilizarán para preparar pedidos.

Definición y sus características

Los almacenes de productos terminados son instalaciones donde suelen gestionarse tarimas de pocas referencias y con una elevada rotación. Estos almacenes acostumbran a servir de búfer, porque allí se aloja mercancía de forma temporal hasta que se distribuye al cliente final.

Las soluciones de almacenaje más habituales a la hora de configurar el layout de un almacén de productos terminados son aquellas que optimizan la superficie de almacenaje, como los sistemas de almacenamiento compacto. Dentro de esta categoría se incluyen los racks drive-in y los racks push-back, si bien el sistema Pallet Shuttle es el que proporciona una mayor capacidad de almacenaje y agilidad.

El Pallet Shuttle incorpora un carro motorizado que mueve las tarimas por el interior de las estanterías, optimizando las operativas y ofreciendo un gran dinamismo al almacenaje de los productos en sus ubicaciones. Además, esta solución compacta organiza la mercancía con eficiencia: cada canal está destinado a una referencia distinta.

Los pedidos que pertenecen a una ruta de transporte específica pueden almacenarse en un mismo canal. Ese sería el caso del almacén de Nestlé en Argentina, diseñado para depositar todos los productos que se elaboran en la fábrica de Villa Nueva. “Necesitábamos recuperar la capacidad de almacenaje sin tener que construir otro edificio y tampoco queríamos recurrir a almacenes externos”, explica Claudio Marmo, Supply Chain Development Manager de Nestlé Argentina. La compañía equipó su almacén con estanterías con el sistema Pallet Shuttle semiautomático, una solución que ha aportado una capacidad de almacenaje para 2.668 tarimas y ha agilizado la entrada y salida de 500 tarimas diarios.

Otra característica de los almacenes de artículos terminados es la apuesta por la automatización. Una mayor agilidad, un incremento de la seguridad o un mejor aprovechamiento del espacio son solo algunos de los motivos por los que las empresas se decantan cada vez más por sistemas de almacenaje automáticos.

De entre todos los sistemas automáticos, hay dos que sobresalen por su eficiencia: el almacén automático de cajas y el Pallet Shuttle automático.

En el caso de almacenar producto terminado de menores dimensiones para preparar pedidos, suele recurrirse al sistema miniload. Se trata de una solución robotizada que optimiza el espacio, agiliza el movimiento de cajas y facilita las tareas de picking. La multinacional Continental se ha beneficiado de esta solución en su almacén de México, donde se depositan piezas de recambio y accesorios de coche. La compañía optó por este sistema de almacenaje que aporta un flujo muy elevado de entradas y salidas, a la vez que facilita la preparación de un gran número de pedidos.

Software para almacenes de producto terminado

En un almacén de productos terminados debe llevarse un estricto control de stock a fin de garantizar la máxima seguridad en el almacenaje y expedición de los pedidos. Para ello, es recomendable implementar un software de gestión de almacén que organice los artículos en función del número de lote, la fecha de caducidad o la ruta de transporte, entre otras variables.

El software de gestión se comunica de forma permanente y bidireccional con el ERP y el MES de la compañía para así hacer un seguimiento de la ubicación de los productos. Gracias a esta integración, el sistema de gestión de almacenes conoce el momento exacto en que se recibirán los artículos procedentes de producción.

Para acortar los tiempos de carga y descarga de los productos terminados en los camiones, las empresas también pueden instalar un software como el módulo Multi Carrier Shipping. Es un sistema capaz de comunicar el almacén con las distintas agencias de transporte para optimizar los procesos de empaquetado, etiquetado y distribución de los pedidos.

Empresas de todos los sectores pueden utilizar esta tecnología. Un ejemplo de ello es el operador logístico especializado en e-commerce La Ruche Logistique, que ha instalado Multi Carrier Shipping Software en su almacén de Francia para mejorar el proceso de empaquetado y distribución de los pedidos. Con la ayuda del software de gestión, la compañía ha pasado de preparar 150 pedidos diarios a 500, que se distribuyen y entregan en cuestión de horas. El gerente de la compañía, Thomas Largeron, reconoce que “gracias a Multi Carrier Shipping Software, Easy WMS se comunica directamente con nuestro transportista para informarle de los pedidos que debe distribuir. Como resultado, ya no nos equivocamos y somos más productivos y rápidos en la preparación y distribución de los pedidos”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply