Los grandes retos de la logística

La logística nunca se detiene. En un sector tan sensible a los avances tecnológicos, la situación económica y las necesidades cambiantes de los clientes, afrontar retos es parte de su día a día.

 Todas las empresas logísticas tienen abiertos numerosos frentes para mejorar cada día y optimizar sus procesos, en una cadena -afortunadamente para los que trabajamos en ella- interminable. Por eso resulta interesante comprobar de primera mano qué retos consideramos que tenemos los operadores logísticos y compararlos con los retos que los cargadores señalan como fundamentales para ellos.

Los mayores retos para las empresas de transporte

Inversión tecnológica

La inversión se sitúa a la cabeza del ranking, con un 62% de encuestados colocándola entre sus prioridades. Se da además la particularidad de que los cargadores parecen delegar en sus proveedores la responsabilidad de estar actualizados tecnológicamente, ya que solo el 12% considera prioritario para ellos la “Estrategia e implementación tecnológica”. Es más, el informe asegura que los cargadores,  al ser preguntados por la cualidad que destacarían de su proveedor logístico, respondieron mayoritariamente que “ser los mejores en tecnología”.

 Buscar, entrenar y retener trabajadores cualificados

Muy cerca de la tecnología se encuentra el factor humano, mencionado por el 54% de las compañías. Algo lógico teniendo en cuenta que son numerosas las voces dentro del sector que vienen demandando desde hace tiempo un mayor desarrollo formativo orientado a la logística, el transporte y la cadena de suministro. Además, este interés se replica entre los cargadores (22%).

Cumplir los requisitos de servicio del cliente

La exigencia en la logística es una constante inalterable. Tiempos más cortos de distribución, más opciones de entrega, crecimiento de las entregas a particulares, ampliación de los horarios de servicio, mayor presión en las cadenas de suministro, incremento en la frecuencia de los envíos… La competencia lleva a los cargadores a exigir cada día más a sus transportistas, conscientes de que la logística puede ser una gran ventaja competitiva. Y así lo atestigua el 36% de los encuestados.

 Encontrar y retener clientes

Pese a los esfuerzos por satisfacer al cliente, las empresas se siguen enfrentando a problemas para conseguir ganarse su fidelidad, según el 40% de los encuestados. Una preocupación acorde con los estudios que afirman que la fidelidad de los clientes en la mayoría de sectores desciende cada año. Esto también ha fomentado el gasto en acciones comerciales y programas de gestión de clientes.


Los mayores retos para los cargadores

Reducir costes del transporte

Con mucha diferencia, el precio es el mayor reto de la logística al que aseguran enfrentarse los cargadores (56%). Sin embargo, para comprender bien este punto hay que tener en cuenta que ante la pregunta de si prefieren calidad o precio, el 78% se decantó por la primera opción. Es decir, que las empresas buscan obtener el mejor precio posible, pero dentro de las empresas que les den un excelente servicio.

Mejora de los procesos

Muchas empresas recurren a la externalización de sus necesidades logísticas cuando se da cuenta de que necesitan ser optimizadas. Lo que explica que este reto aparezca en segundo lugar con un 32%. Y es también muy frecuente que los cargadores consulten a sus proveedores logísticos sobre cómo mejorar sus procesos internos, ya que estos influyen en la calidad y en el coste que ofrecen a sus propios clientes.

Visibilidad en la cadena de suministro

Las roturas de stock son uno de los grandes enemigos de la logística. Y el miedo a ellas hace que haya aumentado la necesidad de tener controlado en tiempo real toda la cadena de suministro. Esa visibilidad -que señalan un 23% de los encuestados- permite prevenir las roturas de stock, facilita el trabajo de todos los eslabones que participan en la cadena y ofrece un mejor servicio al cliente, al darle respuesta inmediata a sus consultas.

Manejar el inventario

Este punto está íntimamente relacionado con el anterior. Las compañías necesitan tener un control exhaustivo de sus materiales y esto puede resultar muy complicado para aquellas que no tienen un departamento logístico adecuado. De esta forma, la profesionalización en la gestión de los envíos y el almacén es una de las razones más habituales por las que las empresas deciden externalizar estas tareas a un operador logístico.

Ecommerce

Prácticamente no hay ninguna empresa que no se haya planteado cómo dar el salto al comercio electrónico. Y actualmente, muchas de ellas son nativas digitales o han nacido directamente como ecommerce, ahorrándose una dura transición. Pero muchas otras vienen de modelos tradicionales, carecen de personas con la formación apropiada o no saben cómo desarrollar su negocio en la red. Además de esta dificultad, el imparable crecimiento del ecommerce y la evidencia de que se va a hacer obligatorio estar en la red para todas las empresas hace aún más acuciante este reto para la logística.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply