LTL con control de temperatura

A pesar de la practicidad de los procesados, los alimentos frescos —frutas, verduras, pescado, mariscos, carnes, lácteos, etc.— se han vuelto más solicitados en los últimos años debido a los beneficios que traen a la salud.  Sin embargo, al ser perecederos, necesitan un manejo de temperatura especial para evitar su descomposición.  

El frío es un factor muy sensible a los intercambios de operaciones, sobre todo durante la transportación y el almacenamiento, por lo que las condiciones climatológicas deben ser monitoreadas en todo momento.

 

Cadena de frío y carga refrigerada

Algunos problemas relacionados con cargas refrigeradas son los siguientes:

-Productos que lleven mucho tiempo en la zona de carga, lo que incremente su temperatura.

-Máquinas refrigeradoras con fallas tecnológicas que provocan mermas.

-Conductores no capacitados en cargas refrigeradas que puedan cometer errores en su manejo.

-Demoras en percatarse de errores que puedan modificar la temperatura. 

Debido a que los productos frescos y envasados tienen una vida útil menor que la de los procesados, los minoristas deben hacer pedidos más pequeños con el fin de evitar un exceso de inventario. Esta tendencia ha llevado a que los envíos de productos como estos se realicen a través de transportes de carga consolidada o less than truckload (LTL) con control de temperatura.

 

El servicio de transportación LTL con control de temperatura es solicitado especialmente por sectores como el de alimentación, el bio científico, el sanitario y el farmacéutico, en los que es necesario que la mercancía permanezca en intervalos de 2 a 8 grados centígrados, en comparación de la normalidad que requieren temperatura ambiente, es decir, de 15 a 25 grados centígrados. Incluso es solicitado para alimentos ultracongelados que deben permanecer a menos 19 grados centígrados para no perder su frescura.

 Contratar un transporte LTL con control de temperatura tiene grandes ventajas como menos inventario, menos daños en la mercancía, menos pérdidas por vencimientos y una recuperación más rápida de gastos. 

 Si además las unidades cuentan con sistemas tecnológicos que ayuden a controlar la temperatura se puede obtener información valiosa sobre el historial de temperatura para anticiparse a posibles pérdidas económicas y percatarse inmediatamente de desperfectos en el sistema de refrigeración. 

 Debido a que la demanda de productos frescos dura todo el año, es necesario trabajar con un proveedor logístico que puede suministrarlos cuando se necesite y asegure una experiencia sin interrupciones.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply