Mantenimiento vehicular y su importancia en la gestión del transporte

La demanda de artículos esenciales se ha disparado significativamente desde el inicio de la pandemia. Ante esta situación sin precedentes, en la que la entrega de productos ha cobrado más relevancia que nunca, contar con unidades de transporte seguras y con mantenimiento es una necesidad real.

 Del mantenimiento vehicular dependen la productividad, la eficiencia y la vida útil de cada unidad. Gracias a él, evitamos reparaciones de emergencia e inactividad no planeada. Prevenir un problema en las unidades siempre será más barato que solucionarlo una vez que se presente.

 Sin duda, el mantenimiento es fundamental para la administración de una empresa productiva, y sin él, se pone en riesgo al negocio y a su personal.  

 

La importancia del Plan de Mantenimiento

Un plan de mantenimiento se refiere a una serie de acciones, inspecciones y reparaciones programadas con el fin de prevenir incidencias y maximizar la disponibilidad de cualquier flota. Este plan permite prever averías y sustituir piezas o componentes a su debido tiempo para garantizar la seguridad de los conductores y de las cargas.

 Para maximizar los recursos durante el mantenimiento es necesario definir los componentes que serán revisados, la vida útil de estos componentes, los trabajos para optimizar su vida útil y la frecuencia de las revisiones.

 Las consecuencias de no llevar a cabo un plan de mantenimiento van más allá de la seguridad: puede ser que el tiempo que el vehículo no esté en funcionamiento afecte a toda la cadena de suministro o que se averíe la fuente de frío o calor que garantiza la integridad de la carga. Así mismo, también puede impactar en costos intangibles, como la relación con los clientes y la reputación. Para poner en marchacualquier plan de mantenimiento es necesario seguir estos pasos:

 Establecer criterios de revisión: Para disminuir el costo de mantenimientos preventivos es necesario fijar los mantenimientos según tiempo de uso, kilometraje, horas de puesta en marcha del motor o litros de combustible. Esto de acuerdo con el tipo de la unidad, el modelo y el uso que se le dé.

 Definir quién realizará el mantenimiento:  Existen dos maneras de realizar un mantenimiento preventivo: internamente o con un proveedor. En ambos casos hay que asegurarse de que quien lo realice cuente con suficiente conocimiento y experiencia. Si se elige hacerlo con un proveedor es necesario que éste cumpla con todos los requisitos y expectativas.

 Establecer la frecuenciade las revisiones: Para que el mantenimiento sea exitoso es necesario fijar y respetar las fechas de las revisiones, por lo que es conveniente agendarlas y añadirles notificaciones que avisen cuando se aproximen. Conocer cuándo y por cuánto tiempo estará detenida una unidad permite organizar el trabajo y disminuir el costo de inactividad.

 Registrar los resultados: Después de cada revisión es necesario dejar asentado que ésta se ha realizado y las averías que se han encontrado o los componentes que deberán ser reemplazados pronto. Esto ayuda acalcular gastos futuros.

Actualizar el plan: El plan debe ir adaptándose luego de cada mantenimiento con el fin de evitar ineficiencias y tiempos de inactividad, maximizar recursos a través de optimizaciones y ahorrar costos operativos.

 


Indicadores de gestión de mantenimiento

Los resultados de un plan de mantenimiento deben ser medidos para asegurarse de que cada unidad cumpla con las rutas y clientes y garantizar la seguridad de los conductores y la mercancía. Esto puede hacerse a través de los siguientes indicadores clave de desempeño (KPI):

-Consumo de combustible (litros consumidos en total o kilómetros recoridos por litro)

-Costo del mantenimiento preventivo versus costo de mantenimiento correctivo

-Costo por la administración de flotas (costo de explotación de cada unidad, frecuencia de su uso y costos operativos) Plazo de tiempo para las entregas

-Modo de conducción de los vehículos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply