Máquinas en el almacén: ¿Cuál necesito para cada operación?

Las máquinas de almacén son elementos imprescindibles en cualquier instalación logística porque se encargan del movimiento interno de mercancía, desde los muelles de carga a la zona de almacenaje, o desde las áreas de producción hasta los puestos de picking, entre otros.

La maquinaria de almacenaje se engloba en dos grandes grupos en función de si son manuales (patines hidráulicos, montacargas, máquinas para preparar pedidos…) o automáticas (transportadores, electrovías, transelevadores…).

Tipos de máquinas

Maquinaria de almacén para carga y descarga en la zona de muelles

Para ejecutar la recepción y expedición de la mercancía en los muelles de carga, se suelen emplear las siguientes máquinas de almacén:

Patín hidráulico y apiladores. El patín hidráulico es el equipo de manutención más utilizado y versátil. Disponible en manual o eléctrica,el patín hidráulico se reserva al transporte, ya que únicamente trabaja a nivel de suelo. Por su parte, el apilador sí que puede levantar la mercancía paletizada a varios metros de altura (hasta 12), facilitando así la carga y descarga de los camiones.

Montacargas. Los montacargas contrapesados son ideales para la carga y descarga de camiones gracias a las horquillas que sobresalen por su parte delantera. La principal diferencia respecto a los patines hidráulicos y los apiladores es que se mueven de forma más rápida, pueden trabajar en el interior y en el exterior del almacén y su funcionamiento se basa en el principio de la palanca, al incorporar un gran contrapeso en la parte trasera.

ATLS (Automatic Truck Loading Systems). Sistema automático de carga y descarga de camiones mediante el cual las tarimas se introducen y extraen de manera robotizada y con la mínima intervención de los operarios. 

Los muelles de carga son el punto de acceso a la instalación logística, por lo que acertar en la elección del equipamiento adecuado resulta indispensable.

Máquinas utilizadas en el almacén para el depósito y la extracción de unidades de carga

Veamos cuál es la maquinaria de almacén más habitual en las labores de depósito y extracción de la mercancía de las estanterías:

 Montacargas. Existen diferentes tipos de montacargas que pueden emplearse para almacenar y extraer la mercancía de las estanterías, además de los montacargas contrapesados. Los montacargas retráctiles ─la máquina de almacén más usual─ pueden levantar la carga por encima de los 10 metros. Los montacargas retráctiles de carga lateral disponen de un sistema con el que las ruedas pueden girar 90°. Con ello se consiguen desplazamientos laterales y frontales, resultando ideales para manipular perfiles o tubos y trabajar en racks cantilever. Por último, los montacargas trilateral y bilateral operan en pasillos estrechos (de entre 1,5 y 1,8 metros) y pueden alcanzar alturas de elevación de la carga por encima de los 14 metros.

Transelevador para tarimas y transelevador trilateral. Equipo de manutención totalmente automatizado, guiado por un sistema de control (WCS) que transporta y almacena la mercancía en las diferentes ubicaciones de la estantería. Existen varios tipos de transelevadores en función del mástil o las horquillas. Los transelevadores para tarimas pueden elevar la mercancía por encima de los 40 metros de altura. El transelevador trilateral es capaz de recoger y depositar las tarimas en las estanterías en tres posiciones gracias a su cabezal giratorio: uno frontal y dos laterales. Asimismo, no necesita llevar un testero superior (es decir, el transelevador no lleva sujeción superior).

Pallet Shuttle. Se trata de un carro automático que se desplaza por el interior del canal de almacenaje para cargar y descargar las tarimas en estanterías por compactación. El sistema Pallet Shuttle, capaz de operar en canales de hasta 40 m de profundidad, tiene dos versiones: semiautomática o automática. Mientras que en la semiautomática el operario es responsable de colocar el carro automático en el canal correspondiente, en el Pallet Shuttle automático lo hace un transelevador.

Miniload. Los transelevadores para cajas o miniload son máquinas que automatizan la ubicación y extracción de cajas de las estanterías del almacén, obteniendo una mayor rapidez y seguridad en las tareas de almacenaje. Aparte de maximizar el rendimiento del espacio, este sistema cumple con el criterio “producto a hombre” de preparación de pedidos, es decir, la mercancía se acerca automáticamente hasta el operario.

No existe un montacargas o un transelevador idóneo para todas las operativas. Por lo general, cuando el flujo de movimientos es reducido, una o varias máquinas manuales son suficientes. Si, en cambio, se requiere un volumen de actividad más elevado, ininterrumpido y seguro de la mercancía, lo más recomendable es apostar por máquinas de almacén automáticas.

Máquinas de almacén para el transporte de mercancía

Las máquinas que se encargan en un almacén de movilizar cargas de un punto a otro son:

 Montacargas. Cualquier tipo de montacarga puede servir temporalmente para transportar mercancía de un punto a otro. La más común suele ser el montacarga contrapesado porque es la que ofrece una mayor velocidad en sus desplazamientos.

Transportadores. Se componen de una batería de rodillos que soportan la carga (cajas o tarimas) y la impulsan a lo largo de un circuito. El sistema cuenta con motores eléctricos que mueven las unidades de carga de forma controlada y segura. Los transportadores de rodillos funcionan gracias al software de control (SCA/WCS), responsable de ejecutar los movimientos y seguir las órdenes que le indica el WMS.

Transportadores aéreos de cadenas. Utilizados, mayormente, para transportar prendas colgadas. Se trata de un circuito aéreo con cadenas que están en continuo movimiento. Suspendidas de estas, se colocan distintos soportes que permiten sostener numerosos productos (cajas, prendas colgadas, componentes, etc.).

Electrovías. Sistema de transporte discontinuo compuesto por carros automáticos accionados por un motor eléctrico. Las electrovías se desplazan por un raíl que puede estar, bien suspendido en el techo en el caso de las electrovías aéreas, bien fijado al pavimento del almacén para el modelo de suelo.

Elevadores de tarimas. También conocidos como transportadores verticales, son máquinas de almacén que se integran dentro de un circuito de transportadores a fin de desplazar una tarima a varios metros de altura (por ejemplo, hasta otra planta del almacén). Con los elevadores de tarimas se accede a múltiples plantas, con una altura mínima de 5 metros y una máxima de 40.

Puente grúa. Sistema de transporte y elevación formado por una o dos vigas dotadas de un motor de traslación. Estas máquinas de almacén son perfectas para transportar cargas de gran envergadura o perfiles.

AGV / LGV / AMR. Los vehículos AGV son máquinas de almacén que se desplazan de modo autónomo siguiendo una trayectoria trazada o programada de antemano. Para su guiado se recurre a dos sistemas: el filoguiado (AGV) o el láserguiado (LGV). A diferencia de los AGV, los robots móviles autónomos (AMR) se mueven y trabajan sin rutas prefijadas, adaptando su recorrido según la información que reciben del entorno en tiempo real. 

El propósito de estas máquinas es dinamizar el flujo de materiales en el almacén, asegurando en todo momento la máxima seguridad en el transporte y la manipulación de las cargas. 

Máquinas de almacén para picking

Los costos destinados a la preparación de pedidos representan un porcentaje elevado de los costos totales de explotación de un almacén. Rebajar su impacto puede asegurar el éxito de una empresa y la elección de la máquina de almacén tiene mucho que ver:

Máquinas preparadoras de pedidos o recogepedidos. Las máquinas recogepedidos son una evolución de los patines hidráulicos y los apiladores eléctricos. Están especialmente adaptadas para facilitar el picking en estanterías manuales, ya que el operario puede acceder a los controles de la máquina por un lado y a la tarima o la carga por el otro, agilizando así las maniobras de recogida de mercancía.

Carros manuales para picking. Usados para el transporte de cajas, como complemento de las preparadoras de pedidos o cuando se hace picking con el método pick-to-cart. Los carros para picking se aconsejan cuando los productos en stock son pequeños y transportables.

Transportadores. Los transportadores para cajas y los transportadores para tarimas pueden utilizarse para favorecer la preparación de pedidos goods-to-person, dado que acercan la mercancía hasta los puestos de picking. Los operarios permanecen en una estación de trabajo a la espera de recibir los artículos necesarios. En consecuencia, son mucho más rápidos al completar cada pedido.

Brazos robóticos industriales. Ayudan a los operarios a manejar cargas pesadas. Estos robots se asemejan a un brazo humano, al contar con componentes que efectúan los movimientos de rotación y traslación. Los brazos robóticos industriales han potenciado la técnica pick and place a la hora de preparar los pedidos.

En resumen, la maquinaria para almacenes agiliza las operativas de preparación de pedidos, facilita el trabajo a los operarios y reduce errores.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply