Panorama Global: Región Europa

La logística contribuye en gran medida a la economía europea ya que facilita el correcto funcionamiento de otros servicios y actividades económicas. El transporte y el almacenamiento son las actividades logísticas más importantes en la región gracias al valor agregado que proporcionan y a los empleos que generan.

En Europa la innovación en las cadenas de suministro es más equilibrada que en el resto del mundo, sobre todo ahora que se ha venido experimentando un creicmiento significativo en los sectores de salud, medicina, farmacéuticos y comercio electrónico.

Región Europa

La adopción de nuevos medios de consumo como el comercio elecrónico, al igual que en Estados Unidos, ha impulsado la adopción de nuevas tecnologías, por ejemplo, en Reino Unido ya se llevaron a cabo los primeros trabajos logísticos con drones y realidad aumentada para enfrentar problemas como el urbanismo y la densidad de la población.

La logística representa el 14% del PIB (Producto Interno Bruto) en los países de la Unión Europea, esto debido en parte a la transportación de 4 mil millones de kilos de carga por kilómetro. 

Los países europeos con mejor logística según la infraestructura y el transporte son Alemania, Países Bajos, Bélgica y Reino Unido, pues su eficiencia en el proceso de abasto, sus precios competitivos, competitividad en los servicios, posibilidad de rastreo y envíos puntuales hacen que estos países sean catalogados como ejemplos a seguir de la región.


Retos logísticos en Europa

El desempeño del sector logístico en la Unión Europea sólo es superado por el de Estados Unidos y Japón. No obstante, se ha visto afectado por algunas circunstancias como el aumento de los costos logísticos y la escasez del personal calificado, que han llevado a un uso improductivo de los medios de transporte y a una incapacidad de responder a los requerimientos de los clientes.

Otros desafíos a los que se enfrenta la logística en Europa están relacionados con el transporte de mercancías por carretera y las emisiones de dióxido de carbono, lo que ha creado nuevas políticas, como el impuesto ecológico y el impuesto sobre el kilometraje, incrementando así los costos de las cadenas de suministro.

Hace algunos años, la comisión Europea anunció que se espera que para el 2030 el 30 por ciento del transporte que recorra más de 300 kilómetros sea sustituido por agua o ferrocarril, esperando llegar al 50 por ciento en 2050.

Estos retos han orillado a que las compañías contraten operadores logísticos que administren y ejecuten sus cadenas de suministro y ha provocado que la tercerización equibalga a más de un tercio del valor del mercado logístico europeo, ya sea servicios de transporte básico, ensamblaje o distribución.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply