Picos de temporadas altas y cómo solucionarlos

Si las temporadas altas existen para los comercios, en particular para los minoristas, también existen para cargadores y transportistas. A grandes rasgos, esa época comienza con el “regreso a clases”, pasando por el Black Friday, el Cyber Monday, la temporada navideña y termina con el fin de año. Podría decirse que los últimos meses del año son la mejor temporada de compras. De hecho, para algunos minoristas, esta temporada de fiestas puede representar hasta el 30% de las ventas anuales, y claro, todos quieren sus productos disponibles cuando los compradores aumentan el pico de las ventas.

Consejos a aplicar en temporada alta

Se trata de una temporada en la que la demanda crece tanto que puede causar una capacidad limitada, precios de fletes más caros y un dolor de cabeza para la logística. Sin embargo, como fenómeno que ocurre todos los años, las empresas deben preverlo antes de que comience la locura.

 La planificación eficiente permite superar esta difícil temporada. ¿Cómo lograr que la cadena de suministro funcione en estos picos? Aquí hay algunos consejos:

Pronosticar y prever: Entrar a la temporada alta de envío con un pronóstico claro de cómo será para el negocio, es el primer paso. Lo ideal es usar los datos de años anteriores para pronosticar las ventas y relacionarlos con las tendencias de la industria, para determinar qué y de cuánto será la demanda. Así se puede, por ejemplo, reducir los envíos no esenciales, es decir, concentrarse el traslado de mercancía que es clave para el negocio en lugar de movilizar productos con un poder de venta no comprobado.

 Priorizar los envíos de carga máxima: Si hay productos específicos que necesitan llegar a tiempo, especialmente si tienen un poco más de demanda que otros productos, esos deben ser los primeros a considerar en la gestión de distribución y transporte, pues durante la temporada alta, los envíos suelen retrasarse debido al aumento en los riesgos propios de la temporada. Para ello, los agentes de carga deben saber qué cajas o contenedores contienen los productos de mayor prioridad y avisar a los terceros que reenvían antes de que se realice el despacho, para ayudar a garantizar que los productos de mayor prioridad estén protegidos.

 Envíos divididos: Enviar lo que se pueda, cuando se pueda, ese bien podría ser un mantra durante la temporada alta. Escalonar el envío sirve para asegurar tener al menos algo de stock, independientemente de posibles retrasos. Por ejemplo, si se envían varios contenedores en un solo embarque, separarlos en varias facturas da mejores posibilidades de obtener algunos de ellos si otros se estancan en el camino.

Evitar los transbordos: Algunos transportistas dependen de transbordos o envíos indirectos, y aunque algunos de esos envíos pueden ahorrar dinero, se corre el riesgo de ser lanzados dos veces, una vez en el primer tramo y luego nuevamente en el segundo tramo. Durante la temporada alta, esto es más probable.

 Asegurar los envíos es protegerse desde el principio: La importancia del seguro de carga para cualquier envío es particularmente relevante durante la temporada alta. Con más transportes y más carga, el riesgo de que algo salga mal es mayor. Además, el robo de carga tiende a aumentar durante la temporada alta. Si los productos nunca llegan o se dañan durante el transporte, las empresas podrían tener pérdidas graves, por lo que es mejor contar con un seguro integral (que incluya transporte marítimo y aéreo si es el caso) para mantener la carga protegida ante cualquier riesgo.

Conseguir un socio 3PL confiable: Entre todas las decisiones que se deben tomar para gestionar los envíos, particularmente en temporada alta, la elección de un socio logístico confiable es vital para asegurar la rentabilidad de la operación. Diversificar las opciones de proveedores abre una combinación de contratos de transportistas, diferentes opciones de tiempo de tránsito y diferentes niveles de servicio.

Controladores y capacidad seguros: La escasez de camioneros seguirá siendo un desafío durante la Peak Season. La falta de conductores y, por lo tanto, de capacidad de transporte de carga, generará tiempos de tránsito más largos y una logística ineficiente. Al externalizar la operación se pueden utilizar las tasas contractuales para evitar la volatilidad y la incertidumbre del mercado con tasas spot de temporada alta. Trabajar con un 3PL para aprovechar sus redes de envío es la opción más inteligente para afrontar las demandas de la temporada.

 Contar con un presupuesto realista: Es crucial entrar en la temporada alta de ventas minoristas con un presupuesto realista y un plan. Para ello, hay que esperar que aumenten las tarifas de envío y tener en cuenta los escenarios de “qué pasaría si” con ese presupuesto. Es recomendable, volver a examinar los costos de envío en relación con años anteriores, explorando los beneficios potenciales de las tarifas contractuales en lugar de las tarifas spot de mercado y considerando utilizar rutas de tránsito de contenedores menos demandadas y, por lo tanto, menos costosas.

 Aprovechar la tecnología: La tecnología de los sistemas de gestión del transporte (TMS) puede ayudar a optimizar las rutas, especialmente durante los períodos pesados de envío. Un TMS realiza un seguimiento de dónde está un producto y cuándo debe llegar a destinos clave. Este nivel de visibilidad de la cadena de suministro permite comunicarse eficientemente con los socios comerciales e incluso posibilita simular varios escenarios de envío para conocer las opciones de envío escalonadas y rutas alternativas.


Implementar un plan de capacidad confiable puede evitar muchos de los problemas que trae consigo
cualquier Peak Season. Así todos obtienen lo mejor de estas fechas, que deberían ser en resumidas cuentas buenas noticias para los negocios. Es por eso que en GoFlit estamos listos para ayudarte a solucionar tus problemas de transporte y distribución, comunícate con los expertos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply