Ship from store: Convierte tu tienda en en pequeño centro de distribución

El ship from store (envío desde tienda, en castellano), también conocido como in store fulfillment (preparación de pedidos en tienda), es una estrategia logística derivada del fenómeno omnicanal. La omnicanalidad ha provocado que las compañías, especialmente los retailers, unifiquen todo el inventario a fin de disponer de una logística flexible y, de ese modo, poder distribuir sus pedidos online desde cualquier almacén, centro o tienda física.

Si nuestro objetivo es estimular las ventas y satisfacer a nuestros clientes, una estrategia ship from store puede ser especialmente útil. Más aún cuando un producto no está en stock en el almacén y sí en una tienda o cuando se necesita acelerar el envío de ciertos pedidos. Pero, ¿cómo podemos convertir nuestra tienda física en un pequeño centro de distribución? ¿Qué beneficios obtendremos?, ¿qué inconvenientes acarrea? En este artículo os lo explicamos.

¿Qué es el ship from store?

El ship from store es una estrategia logística que consiste en enviar los pedidos que solicitan los clientes desde una tienda física y no desde el centro de distribución. Hasta su aparición, toda la logística relacionada con el envío de pedidos e-commerce se llevaba a cabo desde un almacén habilitado y preparado para almacenar y expedir un elevado volumen de pedidos.

Es innegable que un centro de distribución ofrece unas elevadas prestaciones logísticas, especialmente en cuanto a la gestión del stock y a la capacidad de almacenaje, pero, a su vez, las entregas no son tan rápidas como cuando el producto se expide a pocos metros del cliente.

Con la consolidación de la omnicanalidad y la necesidad de colmar la experiencia de compra del usuario con vistas a incrementar el volumen de ventas, se empezó a valorar la posibilidad de distribuir los artículos directamente desde las tiendas físicas. De ese modo, se obtienen dos grandes beneficios que resultan cruciales en la omnicanalidad: por un lado, aumentar la disponibilidad del stock y, por el otro, reducir los tiempos de entrega.


Beneficios de una estrategia Ship from Store

Las ventajas que aporta adaptar tu tienda física y convertirla en un pequeño centro de distribución son múltiples:

-Evitar rupturas de stock. Aumenta la disponibilidad del stock al sumar el stock del almacén con el de la tienda. Así, es más difícil que se produzca una rotura de stock que implique no solo la pérdida de la venta, sino también que la imagen de la empresa quede dañada ante el cliente.

-Repunte de las ventas. ¿Cuántas veces no se ha podido vender un producto porque no estaba disponible en el almacén, pero sí en tienda? Con el ship from store la facturación se multiplica.

-Disminución de los plazos de entrega. Es evidente que, si nuestro pedido se expide desde una ubicación más cercana al cliente final, el tiempo de entrega se acortará notablemente.

-Mayor capacidad de respuesta. Tanto las tiendas como los almacenes trabajarán de manera conjunta y con un mismo objetivo. Eso significa que la logística de la empresa estará más capacitada para absorber con holgura una alza repentina de la demanda. Si un almacén queda colapsado, otro almacén o tienda dará el apoyo requerido.

-Mejora de la satisfacción del cliente. Los usuarios dispondrán de un catálogo de productos más amplio, evitando que recurran a la competencia. A la vez, recibirán los artículos en un tiempo mucho más corto, algo fundamental para el cliente digital que se ha acostumbrado a la inmediatez.

-Escalabilidad y adaptabilidad logística. La logística no se verá afectada por el crecimiento empresarial, afrontando con eficiencia los cambios y las necesidades de un mercado en constante transformación.

 

En definitiva, con la apuesta por una estrategia ship from store podrás entregar tus productos desde la tienda física más cercana, con lo que se reducirán tiempos de entrega, crecerán las ventas y mejorará la satisfacción de los clientes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply