Visual picking: Tecnología emergente para preparar pedidos

El visual picking o pick by vision es un método de preparación de pedidos en el que los operarios del almacén se sirven de gafas de realidad aumentada, también conocidas como smart glasses o gafas inteligentes para localizar las referencias.

Estas gafas, que ya se comercializan y emplean en almacenes, ayudan a los operarios a mejorar la preparación de pedidos. Según un estudio publicado por la consultora Technavio, esta tecnología emergente despierta gran interés en el sector logístico: el mercado de las gafas de realidad aumentada crecerá en 69 millones de dólares entre 2021 y 2025.

¿Qué es el visual picking?

El visual picking o pick by vision consiste en preparar pedidos con gafas de realidad aumentada que añaden capas de información gráfica adicional a la realidad que se percibe a través de ellas. Utilizando estos dispositivos, los operarios no solo ven el almacén, sino que también tienen acceso a información como, por ejemplo, las referencias que deben localizar, su ubicación exacta y la cantidad de artículos que deben recoger.

Dependiendo del modelo, las gafas pueden incorporar un escáner wearable adicional (ajustado en el brazo o, incluso, en el dedo) para leer el código de barras de los productos, de los carros o las estaciones de trabajo, así como un sistema de reconocimiento de voz para que el operario confirme las acciones en voz alta.

Para preparar los pedidos con gafas de realidad aumentada, es indispensable contar con un sistema de gestión de almacenes. Este sistema, que supervisa y organiza los movimientos de la mercancía en cualquier almacén, deberá integrarse con el software de las smart glasses para organizar y optimizar las tareas de picking.


Funcionamiento, ventajas y desventajas

En el visual picking, los operarios recorren el almacén localizando las referencias que les señala el software de gestión a través de sus smart glasses.

En el visor de las gafas, los operarios visualizan las indicaciones del software: mensajes muy claros como el pasillo al que dirigirse, la ubicación que localizar, los artículos que han de encontrar y la cantidad que extraer. Los operarios pueden confirmar la acción con un escáner, expresándola en voz alta o pulsando un botón situado en las mismas gafas.

Una vez terminados los pedidos, el software de gestión informa a los operarios de los siguientes pasos: empaquetar los productos, colocarles las etiquetas correspondientes y trasladarlos hasta el muelle de carga.

El visual picking tiene un enorme potencial en el sector logístico. Sin embargo, ¿es un sistema de preparación de pedidos tan bueno como parece?

 Esta tecnología libera las manos de los operarios: de un solo vistazo reciben indicaciones precisas sobre cómo preparar los pedidos, sin perder tiempo consultando las instrucciones en un papel o en un terminal de radiofrecuencia. Por tanto, los operarios pueden preparar los pedidos más rápidamente.

 Como toda la información aparece en el campo visual, también se reducen los errores. Los operarios comprueban, a través de las gafas, los artículos que deben seleccionar para preparar los pedidos y, simultáneamente, visualizan si están recogiendo los productos correctos o no.

 Asimismo, este sistema aporta mayor flexibilidad al almacén. El software de gestión de almacenes envía instrucciones individuales a cada operario sobre qué pedidos preparar para lograr un objetivo común: expedir todos los pedidos cuanto antes.

 No obstante, al tratarse de una tecnología emergente, la implementación del visual picking a gran escala también genera muchas dudas. Por un lado, puede resultar agotador para los operarios trabajar durante ocho horas con información permanente en su campo de visión. Por el otro, su precio es elevado y en los almacenes ya se emplean otros métodos, como el pick-to-light o el picking por voz, con buenos resultados en la preparación de pedidos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Leave a Reply